La fibra, infaltable en tu alimentación  

La fibra, infaltable en tu alimentación  

La fibra es esencial para el buen funcionamiento del sistema digestivo, además de regular los niveles de glucosa en sangre, triglicéridos y colesterol, previene cardiopatías, diabetes y cáncer.

La fibra, es un componente presente en ciertos alimentos, que no puede ser digerida en su totalidad. Por ello, se pensó que era perjudicial para la salud. Sin embargo, luego de varios estudios se comprobó que es esencial para el buen funcionamiento del sistema digestivo, por eso se recomienda incluirla en la dieta diaria.

Según su capacidad para disolverse en agua, la fibra se divide en soluble o insoluble. La primera, es la que tiene la capacidad de incorporarse al agua, formando una especie de gel que facilita su digestión.

La fibra soluble ayuda al tránsito intestinal y reduce los niveles de glucosa en sangre y controla los triglicéridos y el colesterol. Esta fibra está presente en la avena, cebada, legumbres, frutas cítricas y algunas verduras.

La fibra insoluble, al no poderse disolver, se remueve rápidamente en el sistema digestivo, acelerando el paso de los alimentos por tracto digestivo, ayudando a aliviar y prevenir el estreñimiento.

El consumo de este tipo de fibra genera sensación de saciedad, reduciendo los atracones de comidas y ayudando al control del peso.  

Los cereales integrales, salvado de trigo, frutos secos, uvas pasas, lechuga, espinacas, acelga, repollo y brócoli, son buena fuente de fibra insoluble.

 

COMPARTIR
Cerrar menú
×