Leche para una piel joven y hermosa

Leche para una piel joven y hermosa

La leche es ampliamente conocida por su aporte de vitaminas A, B y D, calcio, zinc y proteínas de altísima calidad nutricional. Sin embargo, pocos conocen que esta bebida es un hidratante excepcional para la piel. No en vano Cleopatra, reina del Antiguo Egipto, se daba largos baños de leche para lucir siempre joven y hermosa.

De hecho, los beneficios de la leche son tan famosos que cientos de compañías cosméticas la utilizan como principio activo de sus productos y tratamientos para la piel, puesto que su composición química, mejora la apariencia de la piel, además de retrasar la aparición de arrugas y líneas de expresión. Asimismo, el alto contenido de minerales y vitaminas A, B2, B6, B12 y D ayudan a mantener la piel fresca.

El ácido láctico, por su parte, cumple la función de retenedor de humedad, haciéndola lucir siempre hidratada, además de ayudar a remover impurezas y células muertas.

Este compuesto también mejora la textura y le da luminosidad a la piel, alivia irritaciones, y ayuda a eliminar manchas de la edad.

La leche funciona muy bien como astringente natural, pues ayuda a regular el exceso de grasa, y los poros abiertos, además de reducir la aparición de puntos negros, barros y espinillas.

Indiscutiblemente, la leche como remedio cosmético tiene múltiples beneficios y efectos maravillosos, pero estos resultados se hacen visibles si los tratamientos se aplican con regularidad.

 

COMPARTIR
Cerrar menú
×

BOLETÍN

Queremos estar siempre conectados. Suscríbete a nuestro boletín mensual y sigue informado sobre nuestras promociones, productos y más.

CONTACTO

Déjanos un mensaje y podrás resolver cualquier duda que tengas con respecto a COLANTA. Llena todos los campos correctamente para facilitar que nos contactemos contigo para darte respuesta lo más pronto posible.

Acepto el tratamiento de datos personales.

Si quieres enterarte de todo lo que pasa en COLANTA.

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad. Ley 124 de 1994.