Queso Emmental, el rey suizo

Queso Emmental, el rey suizo

El queso Emmental es quizás el más famoso de todos. Sus icónicos agujeros lo han hecho popular en el mundo, además de ser el queso que siempre aparece en los libros para niños y en las caricaturas.  

El origen del rey

El nombre del queso Emmental hace referencia al río Emme, que baña parte de la meseta suiza, una pintoresca región de tradición lechera y donde se han elaborado quesos desde el siglo XIII. Pero, es a partir de 1.542 que se tienen registro del queso emmental.

Para 1.815, el coronel Rudolf Emanuel von Effinger inauguró la primera fábrica de queso Emmental en el cantón de Berna, donde era comandante, logrando que la producción de este queso se extendiera a lo largo y ancho de Suiza.

A finales del siglo XX, los helvéticos ya contaban con más de 8.000 productores de queso Emmental registrados. Hoy, el queso Emmental es, sin duda, patrimonio culinario Suiza.

El Emmental y su gran sabor

Durante años, el queso Emmental fue distribuido bajo el nombre de Gruyère. Este detalle lleva a pensar que estos quesos son familia; ambos tienen sabores muy parecidos y están elaborados con leche 100% de vaca. No obstante, el Emmental se diferencia fácilmente por los agujeros causados por los organismos microscópicos encargados del proceso de fermentación y por su sabor ligeramente ácido que contrasta de maravilla con su aroma frutal.

Además, es de tipo semi duro, de textura blanda y fácil de cortar. El Emmental, también se caracteriza por ser un queso madurado, semiduro y graso, y ofrece una gran variedad de aplicaciones culinarias.

Por la suavidad de su sabor, el queso Emmental suele maridarse muy bien con los vinos tintos jóvenes y con cualquiera de los vinos blancos, incluso con aquellos frutales que son intensamente aromáticos.

COMPARTIR
Cerrar menú

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad. Ley 124 de 1994.